Siguenos en: siguenos en Facebook Siguenos en Twitter Siguenos en Instagram Siguenos en Youtube Siguenos en Google +

Horario : Lunes a Viernes - 9:00 a.m. a 6:00 p.m.
Whastapp   Contactenos : (809) 781-6631

Todo lo que debes de saber antes de realizarte una mamoplastia

Si planeas someterte a un aumento o reducción mamaria, entérate de los aspectos que tienen que ver con esta cirugía. Por eso, queremos darte a conocer algunas de las inquietudes y respuestas más comunes, entre muchas pacientes que desean operarse:

Los implantes no duran toda la vida, por eso después de 10 años será necesario cambiarlos, pues las prótesis mamarias se deterioran con el tiempo y si nunca se reemplazan, se corre el riesgo de que aparezcan cáscaras alrededor de los implantes, así como su deformación, entre otros problemas.

La pérdida de peso, el embarazo y la aparición de nuevos hábitos cotidianos son otros factores que podrían estar relacionados con la necesidad de un cambio de prótesis mamarias, después de unos años.

Aunque los senos con implantes se ven similares a los pechos naturales, varían un poco al tacto porque tienen algo más que tejido mamario natural. Sin embargo, prótesis más pequeñas y aquellas que se colocan debajo del músculo mamario son más difíciles de detectar.

Prueba diferentes tamaños de senos, antes de decidirte por la talla de tus prótesis. Con el uso de medidores o poniéndote un saco de neopreno puedes rellenar un sujetador para que te hagas una idea del volumen que deseas.

No se puede ir de una talla pequeña a una muy grande de un solo golpe, en un procedimiento quirúrgico.
Es importante establecer metas realistas, pues tu cuerpo y tu piel necesitan tiempo para adaptarse a los cambios drásticos, por lo que tu cirujano plástico probablemente te recomiende aumentar el tamaño de tus senos paulatinamente. Si quieres que estos luzcan más grandes, tendrás que hacerlo en el transcurso de unos pocos años.

Los aumentos mamarios y las reducciones, en algunos casos, afectan la capacidad de amamantar porque cuando hay una incisión en la areola, existe el riesgo de que los conductos menores estén comprometidos y se encuentre desconectado el complejo de la areola con la parte principal de la glándula, lo que dificulta la capacidad de amamantar.

Las mujeres que tienen incisiones en las axilas o en el pliegue de la mama, por lo general, no presentan ningún problema a la hora de alimentar a sus bebés.

Una cirugía de mamas requiere, alrededor de una semana, de tiempo de recuperación. Durante este periodo, es importante no realizar actividades que requieran de mucho esfuerzo, por lo que es recomendable preguntarle al cirujano plástico qué tipo de ejercicios y prácticas deportivas son favorables durante esta etapa.

El ejercicio, especialmente el cardiovascular, debe medirse en la etapa de recuperación y es mejor iniciar dicha rutina 12 semanas después de la operación.

No eres candidata para un aumento de senos si cuentas con historial familiar marcado de cáncer mamario, obesidad y otras enfermedades. Todos estos factores aumentan los riesgos y las complicaciones durante y después de la cirugía. Si presentas cualquier problema médico significativo, este debe ser evaluado antes de la mamoplastia.

Tienes la opción de elegir dos tipos de implantes diferentes; los de silicona y solución salina. Los primeros se ven y se sienten más naturales, pero es más difícil de detectar si hay rupturas, debido a su consistencia gelatinosa.

Los implantes salinos, por el contrario, muestran ondas en ciertas áreas de los senos, porque el relleno es similar al agua, de esta manera dejarán ver fácilmente si hay una fuga o imperfección.

El aumento de mamas influye en la postura, al igual que el peso de los senos naturales lo haría. Si eliges un tamaño de implantes, proporcional al marco de tu pecho, verás pocos efectos en tu postura. Sin embargo, si eliges implantes grandes, sentirás entre los efectos algo de giba e incluso dolores en la espalda.

Es posible que tus senos crezcan, un poco, después de una reducción mamaria con el embarazo. Sin embargo, si el procedimiento se realiza después de haber tenido a tu bebé y el peso se mantiene constante, es poco probable que el tamaño de los senos e cambie.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.